Con ráfagas de luces o con nuevas aplicaciones para móvil. Avisar a otros conductores de la presencia de un control policial en la carretera es algo que se hace desde que existen los coches, las carreteras y los controles pese a que está sancionado por la ley. Sin embargo, no es la multa lo peor que puede suceder. Eso es lo que trataba de explicar una campaña francesa para evitar que unos vehículos dieran luces a otros. El vídeo parte de una situación cotidiana: un conductor mayor que ve, en dirección contraria, un vehículo detenido junto a unos agentes. Al seguir su camino, avisa con los faros a los coches con los que se cruza para que aminoren la velocidad. Uno de esos vehículos lo conduce un hombre visiblemente nervioso que da la vuelta inmediatamente. Es entonces cuando se produce un final inesperado y llega el mensaje de la campaña: “Las fuerzas del orden no solo controlan la velocidad, también tienen otras misiones mucho más importantes”. Aunque el anuncio tiene ya un tiempo, la Guardia Civil ha aprovechado su cuenta oficial de Twitter para difundirlo y concienciar a los conductores españoles.

Fuente: El País.com